doc rkfEl pasado 5 de mayo de 2018, Tomás Abeigón, EA1CIU impartió una conferencia sobre la Biografía de José Blanco Novo, EAR-28, primer radioaficionado gallego (1891-1971), en la sede que el Radio Club Fene Alfa Charlie tiene en Magalofes.

Tras una breve introducción sobre los antecedentes familiares de Blanco Novo, EA1CIU hizo referencia a cómo se inició este en la radioafición cuando era alumno de la Academia de Infantería de Toledo en el año 1910. En aquellos años realizó su primer DX a una distancia de diez o doce metros.

Tras finalizar su formación militar en Toledo, Blanco Novo participó en la Guerra del Rif en la zona de Melilla, donde permaneció tres años en los que su receptor de galena le acompañaba a todas partes y con el que escuchaba las señales horarias que emitía la Torre Eiffel dede París.

En 1916 José Blanco Novo regresó a la península y ese mismo año se incorporó a la Guardia Civil, siendo destinado a la Comandancia de A Coruña.

En 1918 se hizo merecedor de la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia con distintivo morado y negro por su destacada labor humanitaria en el transcurso de la epidemia tífica declarada en Lira (Carnota).

En 1918 se casó con María de los Dolores Martínez Laverón, con la que tuvo dos hijas.

En su destino de Vilagarcía de Arousa en 1922 tras ser ascendido a Capitán, tuvo ocasión de realizar ensayos de transmisión de onda amortiguada (transmisor de chispa), comunicando con buques que pasaban frente a la costa a 20 o 30 millas de distancia.

En 1924, año en que se legalizó la radioafición en España, fue destinado a Santiago de Compostela, donde efectúa la construcción de una emisora de broadcasting (radiodifusión), emitiendo conciertos que eran escuchados por toda la población a nivel local.

Tras su frustración por el corto alcance conseguido en las ondas largas, decidió pasarse a las cortas, por debajo de los 100 metros de longitud de onda, lo que le reportaría grandes satisfacciones.

En esos meses realizó conferencias, demostraciones y colaboraciones en la prensa sobre la radio, estrechando amistad con personalidades destacadas del mundo de la cultura y la universidad. Figura destacada fue Mariano Álvarez Zurimendi, Catedrático de la Facultad de Ciencias que tenía instalada una estación de radio en su laboratorio de la Universidad en la que efectuaba con los alumnos y otros profesores experiencias de radioescucha, llegando a instalar una emisora experimental.

En abril de 1926 Blanco Novo obtuvo la licencia para su estación radioemisora de aficionado con el distintivo de llamada EAR-28, convirtiéndose así en el primer radioaficionado gallego. Su estación transmitía con tan solo cinco vatios de potencia y una antena unificar de 70 metros de longitud con toma de tierra natural.

Un mes después fue designado delegado de la segunda región (Galicia, Asturias, Leónida, Zamora y Salamanca) de la Asociación Españoles Aficionados a la Radiotécnica, primera asociación española de radioemisores.

En el primer Concurso de Transmisión E.A.R. celebrado entre octubre de 1926 y junio de 1927 obtuvo la medalla de oro, compartiendo el primer puesto con Jenaro Ruiz Arcaute, EAR-6, de Tolosa, que recibió el mismo premio.

En diciembre de 1927, tras instalar una estación radiotelegráfica en su automóvil Ford T, se desplazó a Madrid realizando comunicados bilaterales con España y el extranjero utilizando el indicativo X-28, convirtiéndose así en la primera estación radio móvil de aficionado española.

En el segundo Concurso de Transmisión de EAR celebrado entre abril y junio de 1928, EAR-28 obtuvo el primer puesto, ganado la medalla de oro, esta vez en solitario. En el transcurso del plazo del Concurso, EAR-28 efectuó el primer comunicado bilateral España-Cuba. Blanco Novo hizo un total de 63 QSO’s con Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Cuba.

En 1928 fundó el Cuerpo de Transmisiones de la Guardia Civil, siendo instaladas las primeras cuatro estaciones en Santiago de Compostela, A Coruña, Madrid y en un automóvil Hispano Suiza que personalmente llevó a Madrid Blanco Novo en octubre de ese año con ocasión de la inauguración de la primera Estación Central de Radio de la Benemérita.

En 1932 Blanco Novo abandonó Galicia al ser nombrado Jefe del Taller Escuela de Artes Gráficas de la Guardia Civil en Madrid, del que dependía el servicio de radio del Cuerpo.

En 1934 fue nombrado Jefe del Servicio Radiotelegráfico de la Guardia Civil.

Tras el alzamiento de julio de 1936, Blanco Novo envió un despacho radiotelegráfico a Valladolid adhiriéndose al mismo. Durante un mes pasó información al Bando Nacional, siendo luego arrestado por levantar sospechas de colaboración con el enemigo y recluido en la Cárcel militar de Guadalajara durante dos meses, tras los cuales, puesto en libertad y advertido por sus amistades que iba a ser nuevamente detenido por una comisión de depuración del Cuerpo, consiguió huir y esconderse para luego salir del país con ayuda del Cuerpo Diplomático de algunos países sudamericanos y entrar de nuevo por Zona Nacional. Allí consiguió reunirse con su esposa e hijas y tras ser encausado como proveniente de zona enemiga, fue restituido en su puesto en la Guardia Civil y encargado del Orden Público en Palencia. Al poco tiempo falleció su esposa.

Tras la finalización de la guerra, fue confirmado como Jefe del Servicio Radiotelegráfico del Cuerpo, puesto que abandonó al ser encargado de la jefatura de orden público de Oviedo.

En 1945 fue autorizado a usar sobre su uniforme el distintivo de radiotelegrafista al haber sido el organizador de este servicio en la G.C.

En 1947 fue ascendido a Coronel, siendo destinado al mando del 41º Tercio, con sede en Oviedo.

En 1950 obtuvo el título de Practicante por la Universidad de Valladolid. Escribió en esos años varios artículos científicos en revistas especializadas en el ramo de la medicina y en 1952 fue nombrado Profesor Honorario de la Escuela de Medicina Legal de la Facultad de San Carlos.

En 1953 ascendió a General de Brigada. Fue entonces destinado a la Jefatura de los Servicios Administrativos de la Dirección General de la GC en Madrid.

En 1955 en la Exposición Nacional de Telecomunicación celebrada en Madrid se exhibió la primera Estación radiotelegráfica del Cuerpo construida por Blanco Novo, la cual estuvo en funcionamiento hasta 1948.

En 1957 pasó a la reserva al cumplir la edad reglamentaria.

José Blanco Novo falleció en Gijón en 1971.

Durante su carrera profesional en el Ejército Español y la Guardia Civil recibió diversas distinciones y condecoraciones por sus destacados servicios, valor, humanidad y entrega a los demás, ganándose el afecto del pueblo y de todas aquellas personas con las que se relacionó a lo largo de su vida.

 

Gracias a Tomás por este gran aporte al mundo de la radio, si estáis interesados en conocer mas historia os dejamos el enlace a su web AQUÍ

73´s

Información Adicional